Nadie puede escuchar la voz de un poeta muerto. 2016

La obra consiste en un gráfico de sonido generado por el ordenador a partir de pistas de audio grabadas con las voces de poetas ya muertos. El espectador puede visualizar el movimiento del gráfico en el display o pantalla, donde el sonido queda omitido o sea mudo, como una forma de señalar la ausencia de un sujeto lírico. El poeta, físicamente ausente y ya sin voz, nos trata de decir algo. Con Nadie puede escuchar la voz de un poeta muerto me interesa desafiar al lenguaje para hacer visible ese deseo metafísico de perpetuar la voz. 

© 2019 Yornel Martínez. Developed by HabanaWebs