Resplandor de un desengaño

Por Héctor Antón

El arte es colocar un espejo ante la realidad.
Robert Smithson

El 27 de enero de 2006, Francis Alÿs salió de Buenos Aires rumbo a la Patagonia, acompañado por una mínima tropa de cómplices. La aventura consistía en seguir los pasos perdidos de ñandúes y tehuelches, quizás tratando de verificar esa teoría de lo ̏real maravilloso ̋ americano fabulada por el también peregrino cronista Alejo Carpentier. En un relato de sus viajes a la Argentina junto al artista, el crítico y curador francés residente en México Olivier Debroise (1952-2008) estampó: ̏Hemos llegado hasta aquí y aún no sabemos si aquí es donde tenemos que estar. Al fin y al cabo, eso no tiene la menor importancia: sabemos dónde nos encontramos y estamos listos para la decepción.»

Yornel J. Martínez (Manzanillo, Cuba, 1981) está lejos de practicar un ̏nomadismo situacionista ̋, donde la experiencia del caminante facilita documentar un variado repertorio de promesas incumplidas en continuos registros periféricos. Su tránsito de emborronar versos a lo poético visual describe un trayecto que lo condujo a potenciar el lleno de la imagen por encima del vacío lingüístico o, en todo caso, su equilibrio.

Movidas recientes como Exergo (títulos de poemarios similares a thrillers de Hollywood en las marquesinas de los cines) o Highlight (cúpula de un antiguo templo religioso convertido en Casa de Cultura sin restaurar pintada de blanco) provocan sin escandalizar, afán de una limpieza técnica-gestual donde espiritualidad y pragmatismo estratégico intercambian guiños en medio de la cosa pública. Tentativa de una sutil espectacularidad y despliegue irónico que trastorna a los cazadores de efectos colaterales.

Un día de noviembre partimos hacia un codiciado foco del arte cubano repletos de expectativas. A pesar de una lluvia obstinada, la galería Servando acogió a un vasto elenco de personajes y personalidades del gremio plástico. Allí, bajo la ̏cegadora estrella ̋, merodearon eventólogos, especialistas, artistas sobrios o pintorescos y funcionarios éticos que sacrifican su tiempo libre en pos de saberlo casi todo. Una lámpara de lágrimas alquilada a un anticuario perteneciente a la extinta aristocracia habanera reinaba suspendida del techo por una cadena. Así, un vestigio de los años cincuenta del siglo pasado, fingía recuperar el aura perdida frente al ímpetu vulgar de los ̏nuevos ricos.»

Lo curioso es que el artefacto estaba apagado, pero a la vez resplandecía gracias a las bombillas que le rodeaban indirectamente. Quienes evitaron caer en la trampa lumínica lograron percatarse de este detalle, emitiendo lecturas tan válidas como disparatadas. Una exigente curadora dio la impresión de hallar en la refinada manipulación otra manera de inventarse una sonrisa antes de marcharse con premura, mientras los que llegaban retrasados se entregaban al ritual del vernisagge ordinario.

(El profeta de la invención moderna Leonardo da Vinci adelantó una moraleja-statement que podría ayudarnos a descifrar la esencia del presuntuoso equívoco: ̏»Los detalles hacen la perfección pero la perfección no es un detalle»).

Yornel Martínez busca falsear el suceso astronómico de las supernovas, instante cuando más brilla una estrella seguido de su anónima disolución. De igual manera, la instalación alude a la pasión consumista por la descontinuación de los objetos o al fenómeno del star sistem y su estatus provisional. ̏Hoy eres noticia y mañana no existes ̋: transición absurda de la escena competitiva estelar, inmutable para unos y fugaz o lejana para otros.

De lo planetario a lo terrenal, La estrella (2014) funge como bisagra para anclar en el drama de esas lumbreras concretas o ficticias. Hecho consumado vs. Realidad virtual. ̏Callar es el recurso del método para gozar el triunfo ̋. ̏Especulo, luego avanzo ̋. Tras un pictórico y cauteloso Torneo que abarrotó las paredes de esta galería, Yornel obvió la utilidad comercial que ofrece el soporte bidimensional, para recrear una velada interactiva como simulación de una disco-lobby donde la gente se marea con tragos suaves pero sin música ni pasos de baile.

Esta ̏pieza única ̋ corre el riesgo de parecer esteticista, leve y efímera antes que una operación conceptual académicamente seria. Semejante precio incluye una avidez de transdisciplinariedad en que el artista procura tomar distancia de un imaginario permeado por la cultura oriental y, especialmente, el budismo Zen.

Aspirando a ser un ajedrecista occidental del arte contemporáneo, Yornel concibió un site specific citadino como remedo frente al augurio warholiano de los quince minutos de gloria. ̏Nombrar las cosas ̋ visualizando ̏arquetipos folletinescos ̋ del ̏oscuro esplendor ̋ devino opción para intervenir en la semana que la galería Servando brinda a figuras emergentes que no integran su staff sistem.

Refuncionalizar la utilidad de un objeto decorativo. Desintoxicar el ambiente contaminado por una burda producción comercial. Parodiar el trauma del estrellato mediante secuelas de sus fantasías; así como remover la noción tradicional de salón expositivo con su fijeza museográfica. Luminosidad secundaria interpretando el rol protagónico de una trama sin ganadores ni vencidos por la fortuna, el talento o la mala suerte. El desengaño como yugo cotidiano de los atascados de la historia. Vagancia del sujeto estéril, ansioso de conseguir la iluminación o satori sin derrochar esfuerzo personal.

La estrella de este Solo Show está perfilada a imagen y semejanza de una mujer bella, costosa y déspota que escoge a su partenaire de ocasión y nunca al revés: operación inversa del readymade duchampiano. Peripecia que defrauda al espectador feliz de sobrevivir hipnotizado bajo el imperio del artificio. El problema de la elección (Sören Kierkegaard) deja de ser una angustia filosófica íntima, para trocarse en humillación colectiva. La ̏radicalidad flexible ̋ de esta ̏sencilla complejidad ̋ configurada por Yornel J. Martínez sobrevivirá o perecerá en la terquedad de los memoriosos o en las inquietudes pasajeras de los negados a distinguir el rostro de tantas máscaras.